Niño herido en matanza de Los Alcarrizos pregunta cuándo su madre volverá del trabajo

AL FILO DE LAS NOTICIAS

SANTO DOMINGO.- El niño de cuatro años que resultó con una herida en la cabeza cuando su padre, un agente de la Dirección General de Tránsito Terrestre (Digesett), Esteban Javier Cora, mató a tiros a su madre, abuela y tía, aun no asimila lo sucedido. Tras recibir el alta médica, el pasado martes, ha preguntado en varias ocasiones «cuándo es que mamá regresa del trabajo», cuentan los familiares.

“A veces pregunta: ¿llegó mamá?”, indicaron.

Mientras que su hermanito mayor, se queda meditando. “Ese lo sufre callado”, dicen los parientes a Diario Libre.

Durante una visita de Diario Libre a la casa donde viven, se ve al pequeño de cuatro años correteando en el patio y dentro de la humilde vivienda donde ahora reside con su abuela, con la inocencia reflejada en su rostro y la marca de la violencia en su cabeza.

A diferencia de las víctimas mortales, Indira de la Cruz, expareja, de Javier Cora; María Nelly del Rosario, ex suegra; a la cuñada Indiana Paola de la Cruz y el señor Liren Méndez Báez, que recibieron impactos de bala, el niño, presenta una herida de arma blanca, con una sutura de cuatro puntos, la cual aún no se ha aclarado cómo se le produjo.

Los dos niños que quedan en la orfandad, con su madre muerta y su padre en prisión, fueron rescatados por su abuela, quien vive en precarias condiciones. La abuela dijo que varias instituciones le han ofrecido ayuda para arreglar su vivienda y que una sicóloga se mantiene visitando el hogar para conversar con los menores.

El agente de la Dirección General de Tránsito Terrestre (Digesett) acusado de matar a tiros a cuatro personas en el sector Los Coquitos, del municipio Los Alcarrizos, provincia Santo Domingo, ha intentado suicidarse en tres ocasiones, en el hospital de la Policía Nacional, donde permanece ingresado a causa de una herida de bala, que supuestamente se ocasionó accidentalmente.

Una fuente de entero crédito dijo a Diario Libre que Esteban Javier Cora está recibiendo tratamiento de salud mental y le fue reforzada la seguridad.

Por otro lado, el parte médico establece que Javier Cora presenta una fractura de fémur producto de una herida de bala que se causó en circunstancia aún sin esclarecer.

De acuerdo con el relato elevado por el Ministerio Público, “cuando María Nelly le dijo a su exyerno, Javer Cora, que se calmara o de lo contrario llamaría al Sistema de Emergencias 9-1-1, éste sacó su arma de fuego y le realizó múltiples disparos, luego le disparó a su expareja Indira y finalmente a su cuñada Indiana, ocasionándole a las tres heridas que les provocaron la muerte. El imputado también hirió a su hijo de cuatro años y luego emprendió la huida”, establece el expediente acusatorio.

Agrega que, minutos más tarde, en la entrada del sector El Chucho en Los Rieles, Javier Cora le quitó la vida a Liren Méndez y que luego fue detenido por la comunidad y “arrestado rn flagrante delito” por el sargento de la Policía Nacional Franklin Gómez. Al momento del arresto le fue ocupada, en su mano derecha, la pistola Taurus, calibre 9 milímetros, serie TXH09070, con su cargador.

El MP estableció que en la escena donde fue levantado el cuerpo de Liren fue colectado un casquillo y una cápsula calibre 9 milímetros. Mientras que en la residencia fueron colectados siete casquillos, calibre 9 milímetros.

“El imputado Javier Cora se realizó de manera accidental un disparo en una pierna. Motivo por el cual se encuentra ingresado en el Hospital de la Policía Nacional, en su calidad de miembro activo de dicha institución”, indica el documento legal.

!Compartir este artículo a través de nuestras redes sociales!

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.