Los aliados de Irán pueden abrir otros frentes contra Israel

Comparte si te a Gustado:

AL FILO DE LAS NOTICIAS

Israel prosigue su bombardeo de la Franja de Gaza tras el ataque lanzado por Hamás el 7 de octubre. A pesar de las advertencias occidentales, Irán y sus aliados se plantean abrir otros frentes contra Israel.

A pesar del ritmo y la violencia diarios de los enfrentamientos entre Hezbolá y el ejército israelí, que han causado muertos y heridos en ambos bandos desde el 7 de octubre, la escalada en la frontera entre Líbano e Israel sigue siendo limitada y está bajo control. Los intercambios de disparos se producen principalmente en la zona fronteriza y, por lo general, no han afectado a infraestructuras civiles ni a zonas residenciales, a excepción de los disparos israelíes que mataron a un periodista el viernes 13 de octubre y a dos ancianos al día siguiente.

En esta fase del conflicto, los beligerantes se atienen a las normas de enfrentamiento establecidas tácitamente desde la guerra de 2006, que han contribuido a estabilizar este frente mediante la disuasión mutua. Sin embargo, existen temores reales de que la guerra que asola Gaza pueda extenderse. Cuando miles de hombres están armados hasta los dientes y con un máximo de tensión, es probable que un simple error de apreciación desencadene una cadena de acontecimientos incontrolables difíciles de detener.

Precisamente para evitar este tipo de errores de apreciación por parte de las partes en conflicto, se abren constantemente canales indirectos. La Fuerza Internacional de las Naciones Unidas para el Líbano (FINUL), desplegada en Líbano, ha sido la más solicitada últimamente, al igual que los canales diplomáticos en Beirut y en las capitales árabes y occidentales.

Más allá de la razón «técnica», la guerra podría extenderse a todo Oriente Próximo por decisión política de uno de los beligerantes.

Hamás no es una organización palestina aislada. Forma parte del «eje de resistencia» que se extiende desde Gaza hasta Irán e incluye a Hezbolá, Siria, el movimiento yemení Ansarulá, grupos chiíes iraquíes próximos a Teherán y milicias chiítas afganas -los fatimíes-, varios de cuyos contingentes están desplegados actualmente en el este y centro de Siria.

En los dos últimos años, Hezbolá ha desempeñado un papel destacado en el fortalecimiento de las filas de esta alianza, trabajando por la reconciliación entre el presidente Bashar al-Assad y Hamás, acusado por Damasco de apoyar a los rebeldes sirios en los primeros años del conflicto.

En los últimos doce meses, la coordinación entre algunos miembros de este eje ha trascendido el marco político para abarcar la esfera militar y de seguridad con la creación de una «cámara de operaciones conjuntas«, donde representantes de los cuarteles generales de Hezbolá, la Guardia Revolucionaria iraní, Hamás y la Yihad Islámica en Palestina se consultan, intercambian información y toman decisiones tácticas.

Las decisiones estratégicas, por su parte, las toma el mando político supremo de los distintos actores, en el que, por supuesto, tienen un peso decisivo los altos dirigentes iraníes, pero también el secretario general de Hezbolá. Todas las miradas se centran ahora en el líder del partido, Hasán Nasralá, que permanece en silencio desde el 7 de octubre. Otros dirigentes del partido proiraní se han pronunciado entretanto. El jefe del Comité Ejecutivo, Hachem Safieddine, insistió en que Hezbolá «no permanecerá neutral». El presidente del bloque parlamentario del partido, el diputado Mohammad Raad, afirmó que «es hora de que desaparezca la entidad temporal», nombre que se da a Israel. El vicesecretario general, jeque Naïm Qassem, declaró que «la Resistencia libanesa intervendrá cuando llegue el momento». Ante el riesgo de que el conflicto se extendiera, el presidente de Estados UnidosJoe Biden, advirtió personalmente a Irán de que no se implicara en la guerra y aconsejó a los dirigentes iraníes que «fueran prudentes». El mismo mensaje en sustancia fue transmitido el domingo 15 de octubre por el presidente francés Emmanuel Macron durante una conversación telefónica con su homólogo iraní Ebrahim Raissi.

Por su parte, el asesor de seguridad nacional de Joe Biden, Jake Sullivan, dijo el domingo que Estados Unidos no podía «descartar la posibilidad de que Irán decida involucrarse directamente de una manera u otra» en la guerra en curso. «Es un riesgo, y es un riesgo del que hemos sido conscientes desde el principio» del conflicto, añadió.

Para disuadir a los enemigos de Israel de intervenir directamente junto a HamásEstados Unidos envió dos portaaviones al Mediterráneo oriental. En respuesta a las presiones y advertencias occidentalesIrán activó sus esfuerzos diplomáticos enviando a su ministro de Asuntos Exteriores, Hossein Amir Abdollahian, a Bagdad, Beirut, Damasco y Doha.

En Qatar, última escala de su gira, el jefe de la diplomacia iraní declaró el sábado 14 de octubre que «si continúan los ataques del régimen sionista contra la población indefensa de Gaza, nadie puede garantizar que la situación se controle y que el conflicto no se extienda». El ministro iraní, que también habló por teléfono con su homólogo chino Wang Yi, dijo que en Beirut, Hasán Nasralá le había informado de que «todos los escenarios están sobre la mesa» en relación con una posible intervención del partido en el conflicto en curso, y añadió que Hezbolá había «definido las líneas rojas».

Fuentes próximas al partido libanés proiraní dijeron a RFI que la apertura de otros frentes contra Israel «no depende de un acontecimiento concreto -como el inicio de una ofensiva terrestre contra Gaza- sino de una evaluación global de la situación».

En este sentido, los círculos de Hezbolá confían en la capacidad de Hamás para infligir «pérdidas insoportables» al ejército israelí en caso de que se produzcan combates terrestres.

«Si, a pesar de la resistencia de los palestinos, Occidente sigue encubriendo las masacres y el plan de traslado de la población de Gaza a Egipto, habrá llegado el momento de la gran batalla«, añadieron las fuentes. «No permitiremos que Israel recupere su fuerza de disuasión, gravemente sacudida por la Operación Inundación de Al-Aqsa, sin luchar».

Estas fuentes no descartan la implicación directa de la aviación estadounidense en caso de apertura del frente libanés, en particular bombardeando la línea de aprovisionamiento procedente de Irán en el paso fronterizo de Boukamal hacia Siria, y en otros lugares.

Ante tal evolución, nuevos actores podrían tomar parte en la guerra, en particular el movimiento Ansarulá, que dispone de drones y misiles balísticos capaces de alcanzar el Neguev, la región desértica al sur de Israel, según un experto en cuestiones árabes e internacionales de Beirut.

La evolución de los acontecimientos en las próximas 48 horas será decisiva y probablemente por este motivo Hasán Nasralá hablará esta semana por primera vez desde el comienzo de la guerra, según una fuente bien informada de Beirut.

!Compartir este artículo a través de tus redes sociales!

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.