ONU: RD con el urgente desafío de prevenir los embarazos en adolescentes

AL FILO DE LAS NOTICIAS

En República Dominicana la maternidad temprana podría comprometer el crecimiento de la nación debido a los efectos negativos sobre la salud, el desarrollo humano y las posibilidades de progreso económico y social de las mujeres, según establece un estudio del Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa).   

La organización considera que la prevención del embarazo en adolescente debería ser una prioridad nacional, pues la problemática no solo afecta a las adolescentes, sino que tiene efectos perjudiciales sobre el desarrollo social y económico del país. Las cifras publicadas por las Naciones Unidas, entre 2015 y 2020, detallan que dos de cada diez nacimientos ocurridos en el país son concebidos por madres de entre 15 y 19 años.

En comparación con otros países, explica que el problema es mayor en la nación tras considerar que registra una de las tasas de fecundidad de adolescente “más alta del mundo”. También la más alta de América Latina y el Caribe.  

Para estimar la cifra, el Fondo de Población de las Naciones Unidas aplicó su metodología Milena 1.0, la cual indica pérdidas económicas o de costos de oportunidad tanto para las mujeres como para el Estado. El impacto se calcula en cinco dimensiones: Educación, participación laboral, ingresos laborales y fiscales, así como de salud.  

En el país ser madre a temprana edad podría duplicar la probabilidad de discontinuidad escolar lo cual afectaría incorporarse en el mercado laboral en un menor nivel de remuneración.

“Los ingresos de las mujeres que alcanzan una licenciatura completa triplican a los de las mujeres que solo tienen educación primaria en el país. Como resultado, el costo de oportunidad educativo vinculado al embarazo en la adolescencia alcanzó en 2018, los 138 millones de dólares o 6,850 millones de pesos dominicanos”, explica el estudio.

La Encuesta Nacional de Hogares de Propósitos Múltiples (Enhogar-2018) de la Oficina Nacional de Estadística (ONE) reveló que el 19.1 % de las adolescentes dominicanas entre 15 a 19 años estaban o estuvieron embarazadas alguna vez. El 13.8 % ya eran madres, el 3.4 % estaban embarazadas y el 1.9 % había abortado o el bebé había nacido muerto. Además, el 4.4 % de las mujeres de este grupo etario habían estado embarazadas en dos o más ocasiones.  

Precisa que la tasa de fecundidad adolescente nacional es de 92 nacimientos por cada 1,000 niñas entre 15 a 19 años, duplicando la tasa mundial que es de 42. En el año 2019, 28, 791 niños y niñas nacieron de madres adolescentes, lo que equivale al 24.5 % de los partos que ocurrieron en el país.

Estudiaron que las adolescentes que viven en condiciones de pobreza registran una probabilidad de quedar embarazadas seis veces mayor que las que viven en hogares de altos ingresos. Las regiones que muestran mayor densidad de embarazo en la adolescencia presentan altas incidencias de pobreza, según la ONE en 2020.

De acuerdo con el estudio, el 41.4 % de las adolescentes en condiciones de pobreza extrema había estado al menos una vez embarazada, cifra que se reduce al 7.1 % para aquellas adolescentes que viven en hogares de mayores ingresos. Además, indica que las mujeres haitianas viviendo en República Dominicana fueron las más propensas de atravesar un embarazo durante la adolescencia. 

La maternidad en adolescentes también está vinculada a las uniones matrimoniales tempranas. El 71.1 % de todas las adolescentes entre 15 y 19 años que alguna vez estuvieron casadas o unidas, estuvo o estaba embarazada al momento de ser encuestada en República Dominicana. 

La organización establece que siete de cada diez embarazos en la adolescencia no son intencionales. Según datos de la encuesta Enhogar, durante estudio de 2018, el 69.9 % de las adolescentes que habían dado a luz querían quedar embarazadas más tarde o no querían más hijos, mientras que solo el 30.1 % deseaba embarazarse en ese momento. 

Antes de la pandemia del Covid-19, unos 68 de cada 100 estudiantes no recibían ningún tipo de educación en sexualidad, pese a que la iniciación sexual es cada vez más temprana, con 41 % de las adolescentes dominicanas ya iniciadas. Este último porcentaje aumenta a 60.9 % en el caso de las niñas y adolescentes del grupo socioeconómico más bajo.

Otro factor, el cual marcan como decisivo, es el acceso de anticonceptivos, en lo cual el país reporta una “necesidad insatisfecha” de 27 % entre las adolescentes sexualmente activas. También influyen la desigualdad de género y la prevalencia de matrimonios infantiles y uniones tempranas antes de los 18 años.  

El estudio realizado por el Unfpam concluyó que el costo económico de los embarazos en adolescentes en República Dominicana fue de 2,700 millones de pesos al año en servicios de atención a la maternidad y al parto en adolescentes.

“Ese estudio permitió al país contar con datos duros sobre el costo de la atención a esta población, por primera vez”, afirma.

Las estimaciones concluyen que las madres adolescentes dominicanas están perdiendo ingresos superiores a 9,718 millones de pesos al año, sin contar los gastos en atenciones médicas a situaciones de riesgo provocadas por las maternidades tempranas.

!Compartir este artículo a través de nuestras redes sociales!

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.