¿Qué implica adhesión de Finlandia-Suecia a OTAN?

AL FILO DE LAS NOTICIAS

Posiblemente se trate de la expansión más rápida de la OTAN en su historia, una que podría cambiar el mapa de seguridad en Europa. Los mandatarios de Finlandia anunciaron el jueves que creen que su país debería sumarse a la organización militar más grande del mundo debido a la guerra de Rusia en Ucrania. Suecia podría seguir sus pasos a la brevedad.

En caso de que soliciten su membresía, la medida tendría enormes ramificaciones para la seguridad transatlántica y del norte de Europa.

Sin duda también provocará la molestia de Rusia, que en parte atribuye su guerra en Ucrania a la continua expansión de la OTAN cada vez más cerca de sus fronteras. Se desconoce cómo podría responder el presidente ruso Vladimir Putin. El Kremlin declaró el jueves que de ninguna manera la medida mejoraría la seguridad europea.

A continuación, un breve vistazo a lo que el ingreso de Finlandia y Suecia a la alianza de 30 naciones podría significar, toda vez que se tiene previsto que los aliados nórdicos anuncien sus intenciones de sumarse a la OTAN en cuestión de días.Finlandia y Suecia

Finlandia y Suecia se consideran tradicionalmente “sin alineación” militar, aunque no son neutrales como Suiza.

Pero la guerra de Rusia en Ucrania y el aparente deseo de Putin por establecer una “zona de influencia” en torno a Moscú ha estremecido sus nociones de seguridad. Apenas días después de la invasión iniciada el 24 de febrero, la opinión pública dio un vuelco radical.

Durante años, el apoyo para que Finlandia se sume a la OTAN ha fluctuado entre el 20 % y 30 %. Ahora es superior al 70 %. Ambas naciones son dos de los socios más importantes de la OTAN, pero mantener buenas relaciones con Rusia ha sido parte importante de su política exterior, particularmente para Finlandia.

Ahora esperan apoyo en materia de seguridad de los miembros de la OTAN, en especial de Estados Unidos, en caso de que Moscú tome represalias. Gran Bretaña se comprometió el miércoles a brindarles asistencia. 

La región nórdica

El ingreso de los dos países a la OTAN, sumándose a vecinos de la región como Dinamarca, Noruega e Islandia, formalizaría sus labores conjuntas de seguridad y defensa de una forma que no ha hecho el pacto de Cooperación de Defensa Nórdica (Nordefco por su acrónimo en inglés).

El Nordefco se enfoca en la cooperación. Trabajar con la OTAN significa poner sus tropas a disposición de un comando conjunto.

Su ingreso afianzaría el control estratégico de los países nórdicos en el mar Báltico, el punto de acceso marítimo de Rusia a la ciudad de San Petersburgo y a su enclave de Kaliningrado.

Finlandia y Suecia también se unen a ellos, junto con Islandia, en el corazón del triángulo conformado con el Atlántico Norte y las zonas marítimas del Ártico, hacia donde Rusia proyecta su poderío militar desde la Península de Kola. La planeación militar integrada de la OTAN sería mucho más simple, haciendo que la región sea más fácil de defender. 

La OTAN

Finlandia y Suecia son los dos aliados más cercanos de la OTAN. Contribuyen a las operaciones y vigilancia aérea de la alianza.

Más importante aún, ya cumplen con los criterios de membresía de la OTAN al ser democracias funcionales, tener buenas relaciones con sus vecinos, tener fronteras establecidas y contar con fuerzas armadas que están en colaboración con los aliados. Después de la invasión, reforzaron formalmente sus intercambios de información con la OTAN y participan como oyentes en todas las juntas sobre temas de guerra.

Ambas naciones están modernizando sus fuerzas armadas e invirtiendo en nuevo equipamiento. Finlandia está adquiriendo decenas de aviones de combate F-35 de última tecnología. Suecia tiene cazas de la más alta calidad, los Gripen.

Finlandia asegura que ya cumple con los lineamientos de gastos de defensa de la OTAN del 2 % del PIB. Suecia también está incrementando su presupuesto de defensa y prevé llegar a ese objetivo para 2028. El promedio de la OTAN se calculó el año pasado en 1.6 %.

Rusia

Putin ha exigido que la OTAN detenga su expansión, y en su discurso del 9 de mayo responsabilizó a Occidente por la guerra.

Pero la opinión pública en Finlandia y Suecia indica que Rusia ha empujado a ambas naciones hacia los brazos de la OTAN.

Si Finlandia se integra, duplicaría la longitud de la frontera de la alianza con Rusia, añadiendo otros 1,300 kilómetros (830 millas) que Moscú tendría que defender.

Putin ha prometido una respuesta “militar y técnica” en caso de que se sumen a la OTAN. Pero muchas de las tropas del distrito occidental de Rusia, cerca de Finlandia, fueron enviadas a Ucrania, y dichas unidades han sufrido bajas considerables, según oficiales militares de Occidente.

Hasta el momento, Moscú no ha hecho nada obvio para disuadir a Finlandia y Suecia, fuera de un par de incidentes en que aviones rusos ingresaron a su espacio aéreo. El Kremlin declaró el jueves que su respuesta podría depender de qué tan cerca de las fronteras rusas coloque la OTAN su infraestructura.

A algunos miembros de la OTAN les preocupa que Rusia pueda desplegar armas nucleares o más misiles hipersónicos hacia Kaliningrado, situado del otro lado del Báltico, entre Polonia y Lituania, ambos integrantes de la alianza.

!Compartir este artículo a través de nuestras redes sociales!

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.