Cárcel de Anamuya es un centro donde alberga la corrupción y el maltrato

AL FILO DE LAS NOTICIAS

El Centro de Corrección y Rehabilitación CCR-14 de Anamuya, en Higüey, provincia La Altagracia, tiene capacidad para 1,152 reclusos y actualmente hay 1,016 presos. De estos, condenados hay 191 y preventivos825, según el vicepresidente nacional de los Derechos Humanos, Rafael Castillo. 

Castillo entiende que la cantidad de los reclusos preventivos es el problema mayor que tiene esa cárcel y que las autoridades (los fiscales y Suprema Corte de Justica), lo que tienen que hacer es agilizar los procesos de esos presos preventivos.  

Citó que da pena y vergüenza que haya personas que tienen cinco y seis años y todavía están preventivos, pues con esta realidad se topan cada vez que hacen levantamientos dentro del penal.  

“Además de esta situación, otro factor que incide o grava la realidad en ese centro son los 38 internos que no n sido liberados, porque tienen multas que van desde los cinco mil pesos hasta un millón”, expuso. 

De igual forma, comentó que de esos 38 presos, 11 tienen multas de 5,000, por lo que el Gobierno debe indultar a todos esos presos de cinco mil pesos para que la cárcel se descongestione.  

En otro orden, detalló que en ese centro hay muchos presos que saldrán reformados, pero otros que lo que van es a seguir delinquiendo, como lo hacen desde dentro del mismo penal, por lo que, entiende que ese es un problema serio que tiene esa cárcel, pues, ahora esa penitenciaría tiene tres bandas que lideran el lugar, las cuales tienen cada una su nombre. 

Reveló que estos tienen puñales, drogas y muchas otras cosas. En tal sentido, cree es necesario intervenir esa cárcel para poder quitarle los cuchillos a esa gente porque los Agentes de Vigilancia y Tratamiento Penitenciario (VTP) no pueden entrar a dos pabellones que ellos lo tienen ocupado. 

Agentes penitenciarios corrompidos

Por su lado, Eladio Marte de León, coordinador de la Pastoral Penitenciaria de la Diócesis de La Altagracia, dijo que las autoridades del Ministerio Público no entienden que deben bloquear las señales de todos los centros penitenciarios del país. 

“Parece que los intereses económicos pueden más que la justica. 

Argumentó, también, que la situación que se dio en el CCR-14 de Anamuya es lo que se da en las cárceles; que hay VTP serios, pero lamentablemente, en muchos casos, el sistema penitenciario los ha corrompido muchísimo.

“Pero que no solo ellos están corrompidos porque el negocio de las drogas en ese país no solo es de los pobres, los pobres son víctimas de la pobreza”, expuso. 

Explicó que la realidad que se vive en ese centro no se trata de cambiar a Juan por Pedro, sino sustituir el sistema. 

Aclaró que el problema de ese centro se resuelve sentándose de manera organizada, sin aparataje, sin querer pecar en río revuelto y utilizando la lógica, pero especialmente, pidiendo mucha luz al “Todopoderoso”. 

!Compartir este artículo a través de nuestras redes sociales!

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.