Ucrania logra evacuar al primer centenar de civiles de la acería de Azovstal, en Mariúpol

AL FILO DE LAS NOTICIAS

Ucrania logró hoy con la ayuda de la ONU y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) evacuar a entre 80 y 100 civiles refugiados en la acería de Azovstal en Mariúpol, después de múltiples fracasos y en lo que Kiev ha calificado como la operación más difícil desde que comenzó la guerra hace más de dos meses.

«Comenzó la evacuación de Azovstal. El primer grupo de unas cien personas ya está de camino hacia la zona controlada» por Ucrania, señaló el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, en su cuenta de Twitter.

El Ministerio ruso de Defensa cifró en 80 los civiles evacuados de la planta metalúrgica, el último reducto de resistencia de Ucrania en Mariúpol y en la que permanecen unos mil civiles y soldados ucranianos, entre ellos unos 600 heridos, según Kiev.

Rusia, que ha cifrado en más de 2.000 los soldados pertrechados en la fábrica, sostuvo que la evacuación ha sido posible «gracias a la iniciativa» del presidente ruso, Vladímir Putin, y que los civiles han sido «rescatadas» y «liberados» de los «nacionalistas ucranianos», en referencia al batallón de Azov.

En realidad, Zelenski llevaba semanas instando a la comunidad internacional a ayudarle para evacuar a los ciudadanos refugiados en el enorme territorio de la acería junto a soldados y combatientes del batallón de Azov, y ha sido necesaria la mediación del secretario general de la ONU, António Guterres, para que pudiera tener lugar.

La mediación de la ONU

El portugués se reunió a principios de la semana con Putin, a quien arrancó un «principio de acuerdo» para implicar a Naciones Unidas y al CICR en el operativo, tras lo cual viajó a Kiev para abordar los detalles con Zelenski, asegurándose que el organismo hacía «todo lo posible» para lograr la evacuación de los civiles de la acería.

El portavoz de la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU, Saviano Abreu, confirmó hoy a Efe que la operación comenzó el viernes, un día después de la visita de Guterres a Kiev.

Este domingo el portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, Igor Konashénkov, afirmó que el sábado fueron evacuados 46 ciudadanos no de la acería, sino de los edificios residenciales adyacentes a la planta, cuyas instalaciones abarcan una superficie de 11 kilómetros cuadrados y están provistas de varias naves y túneles.

Estas características han permitido a los civiles y a los soldados resistir sin apenas agua, alimentos y munición al bombardeo sin descanso de las fuerzas rusas después de que Putin ordenara no asaltar la planta, pero sí bloquearla para que «no salga ni una mosca».

!Compartir este artículo a través de nuestras redes sociales!

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.