Regresa el Festival de Jazz de Nueva Orleans

AL FILO DE LAS NOTICIAS

Silenciado por la pandemia de COVID-19, el Festival de Jazz y Herencia de Nueva Orleans abrió el viernes por primera vez en tres años, en un renacimiento ampliamente esperado con ecos de 2006, cuando la celebración anual de música y cultura continuó incluso después del huracán Katrina.

El evento de dos fines de semana atrae a decenas de miles de personas al hipódromo de Fair Grounds en la ciudad, donde se presentan diariamente hasta 80 artistas y bandas musicales en más de una docena de escenarios, complementados con exposiciones de arte y artesanía y una variedad de puestos de comidas de Luisiana y más allá.

“Esta comunidad encantadora aquí en Nueva Orleans necesita este festival”, dijo el visitante Garey Rosen mientras él y un amigo se tomaban una selfie con la canción “Jesus on the Main Line” de fondo, resonando desde la carpa evangélica del festival. Era el séptimo Festival de Nueva Orleans para Rosen, quien dijo que es de Nueva Jersey.

“Todo el mundo aquí confía en este festival. Es el mejor festival del mundo”, dijo Rosen.

Lionel Richie y Death Cab for Cutie se encuentran entre los platos fuertes del viernes, que a lo largo de los años ha atraído a grandes estrellas. The Who encabeza el programa del sábado; los Red Hot Chili Peppers el del domingo. Pero el festival es también muy conocido por presentar una gran variedad de talentos, estilos y géneros musicales de Luisiana, de jazz, blues, cajún, zydeco y más.

Los organizadores sacaron adelante el festival en abril de 2006, ocho meses después de que fallaran los diques y la ciudad se inundara durante el huracán Katrina. Quint Davis, productor de festivales desde hace años, recuerda dos recuerdos emotivos de esa edición: Bruce Springsteen hizo llorar a la multitud cantando “My City of Ruins” para cerrar el primer fin de semana, y la alegría de tener multitudes haciendo fila para entrar el día de la inauguración.

“Fue simplemente una energía increíble, como una peregrinación”, recordó Davis el martes.

El 2020 marcó la primera vez que el festival se canceló en sus 50 años de historia debido a la pandemia de COVID-19. “Fue como una espada en el corazón”, dijo Davis, y agregó que el regreso ha sido más difícil en algunos aspectos que el festival posterior a Katrina porque la pandemia ha provocado cambios en los proveedores, costos más altos y complicaciones para reunir equipos después un receso de tres años.

La cancelación de 2020, y las cancelaciones de regresos planificados para la primavera y el otoño de 2021, fueron emocionalmente devastadoras para los organizadores del festival y los fanáticos, dijo Davis. Y trajeron crisis económicas recurrentes para bares, restaurantes y locales de música que cuentan con la afluencia de visitantes del festival.

“Son nuestros dos fines de semana más grandes del año”, dijo James Gonzci, copropietario de Liuzza’s by the Track, recordando la decepción. El bar y restaurante del vecindario atrae multitudes desbordantes al final de cada día del festival.

Robert Mercurio puede ver el regreso desde dos perspectivas. Como bajista de la banda de funk Galactic, le da crédito al festival por ayudar a la banda a adquirir renombre internacional luego de una presentación en 1996. Como copropietario del histórico club de música Tipitina, aprecia el negocio que el Festival de Jazz brinda a los recintos de música en vivo a medida que recuperan el equilibrio tras los cierres por la pandemia.

“Creo que la gente que no ha estado en Nueva Orleans durante mucho tiempo está ansiosa por venir a Tipitina para tener esa experiencia real de Nueva Orleans después del festival”, dijo Mercurio el jueves.

Festival de Jazz y Herencia de Nueva Orleans regresa ahora que los casos de COVID-19 están más bajos de lo que han estado en meses y que dos tercios de la población de Estados Unidos está vacunada. Los mandatos de uso de mascarilla, límite de personas para reuniones pública y requisitos de pruebas de vacunación se han levantado en Nueva Orleans. Las hospitalizaciones siguen siendo bajas en Luisiana tras haber alcanzado picos peligrosos en 2020 y 2021.

La ocupación hotelera para el evento aún no llega a los niveles de 2019. Kelly Schulz, de la asociación de turismo New Orleans & Co., dijo que los hoteles del centro y del Barrio Francés hasta ahora proyectan una ocupación de alrededor del 80%, un 10% menos que hace tres años.

Pero Schulz resalta varias señales de recuperación, como el regreso de los desfiles y fiestas de la temporada de Mardi Gras, el torneo de baloncesto Final Four de la NCAA, un torneo de golf profesional reciente, juegos de playoffs de la NBA y dos convenciones importantes.

El Festival de Jazz, dijo, tiene un impacto estimado de 400 millones dólares en la economía local, similar a cuando la ciudad alberga el Super Bowl.

“Lo que estamos viendo es el mejor período como industria desde que comenzó la pandemia”, dijo Schulz.

“Compararlo con 2006 es significativo”, agregó sobre el regreso del evento. “Porque creo que así es como se siente la gente en términos del regreso y lo que significa y cuánto hemos esperado este día, en especial porque pensamos que lo íbamos a tener el año pasado y se canceló de nuevo”.

Mercurio también dice que el regreso de Festival de Jazz le recuerda a 2006 luego de Katrina. “Se siente como un despertar después de un tiempo realmente oscuro”, dijo. “Finalmente llegamos a ver una luz al final del túnel que todos hemos estado buscando durante tanto tiempo”.

!Compartir este artículo a través de nuestras redes sociales!

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.