«No me dejen solo», clama sacerdote nicaragüense rodeado por policías

AL FILO DE LAS NOTICIAS

El sacerdote nicaragüense Uriel Vallejos pidió este martes que no lo dejen solo en la parroquia Divina Misericordia, donde se encuentra recluido y que se mantiene ocupada por agentes policiales que ingresaron a la fuerza en la víspera con el fin de apropiarse de los equipos de una radio cerrada por las autoridades.

«Continuamos custodiado, acá estamos; sólo nos queda pedir fuerza al Señor. Gracias por sus oraciones. ¡No me dejen solo!. La virgen de Fátima nos está acompañando», clamó el sacerdote de la parroquia Divina Misericordia, en el municipio de Sébaco (norte), en un tuit, que acompañó con una fotografía.

En la fotografía se observa al sacerdote en un cuarto vestido con sotana de color blanco, comiendo un helado, sentado sobre un sillón, y con un ventilador encendido.

Según el religioso, él se encuentra en su cuarto desde las 17:00 horas del lunes (23:00 GMT) y en horas de la madrugada de hoy los policías intentaron despegar la puerta de la cocina para entrar a su dormitorio.

Posteriormente informó que se encontraba bien y que las fuerzas de seguridad continuaban forcejeando la puerta metálica que está dentro de la cocina para acceder a su cuarto, sin éxito.

!Compartir este artículo a través de nuestras redes sociales!

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.