Larga (e ilegal) espera para entrevistas de Visas de Paseo/Negocio

VISA

AL FILO DE LAS NOTICIAS.- De acuerdo al GAO – Oficina de Rendición de Cuentas- en el 2014 el turismo contribuyó con US$220 billones a la economía estadounidense. De hecho, hubo una famosa orden ejecutiva que instruyó a las agencias pertinentes para que redujeran la espera de este tipo de visas. Sin embargo, la hoja electrónica del Departamento de Estado indica que en Santo Domingo, la espera para visas B1B2 es de 45 días (ver https://travel.state. gov/content/visas/en/general/wait-times.html/), sin embargo, ¡intente usted! La espera es de 6 meses, actualmente vamos en Agosto 2017.

Esto significa una de dos cosas: O el gobierno dominicano no está aprobando suficiente personal consular para el trabajo (en reciprocidad a lo que parece ser una disminución o anulación del procesamiento de visas A para funcionarios dominicanos después de los problemas públicos entre representantes de ambos gobiernos); o en Consulado (al menos la persona encargada de habilitar espacios) está jugando con el sistema para no tener que trabajar, porque definitivamente para esta parte del mundo no existen graves problemas tecnológicos (y el aumento proyectado de solicitudes de este tipo no es más de un 30% para América aunque sí es de un 70% para Asia). Ambas situaciones son altamente preocupantes, especialmente porque este aumento en el tiempo de espera se da justo cuando los oficiales consulares tienen un contratista que les asiste en la toma de huellas y fotos, por lo que se entiende que su tiempo de trabajo en una sola aplicación es menor.

En el 2010, la espera de 90 días era considerada espantosa y preocupante para la GAO. ¡Y ahora la espera en Santo Domingo es de 6 meses, cuando en Haití es de un día o dos! (Ojo: parece que hay que ir a Haití a solicitar). Todo esto hizo surgir la Orden Ejecutiva 13597, que establece que salvo razones tecnológicas y de seguridad (y aquí no aplican ninguna), el aplicante tiene derecho a ser entrevistado 3 semanas después de su solicitud.

Eso indica que el Departamento de Estado no cumple con sus propias reglas, por lo menos una parte del personal que trabaja fuera de los Estados Unidos, porque se consideran más allá del bien y del mal. ¡Así quieren llamar fraude de manera antojadiza a todo lo que se les ocurre!

Sin embargo, son incapaces de cumplir incluso con las obligaciones que la ley les impone, sobre todo cuando benefician a los aplicantes.

A Dios gracias pronto tendremos un nuevo Encargado de Políticas para América Latina por parte de la nueva administración.

Comentarios

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *