Declaran culpable al autor de la matanza en iglesia afroamericana de EE.UU.; enfrenta pena de muerte

matador-iglesias

AL FILO DE LAS NOTICIAS.- CHARLESTON. Dylann Roof, el supremacista blanco que masacró a nueve feligreses en una iglesia de la comunidad afroamericana en Estados Unidos el año pasado, fue hallado culpable este jueves de todos los cargos y puede enfrentar ahora la pena de muerte.

Roof, de 22 años, fue hallado culpable de los 33 cargos que se le imputaban por la matanza en una sesión de lectura de la biblia en la iglesia Madre Emanuel en Charleston, una ciudad de mucha población negra en Carolina del Sur.

El hombre dijo en una confesión grabada tras su arresto que el ataque del 17 de junio del año pasado era una represalia por los supuestos crímenes cometidos por los negros contra los blancos.

“Alguien tenía que hacerlo porque, sabes, los negros están matando a los blancos todo el tiempo en la calle y están violando a las mujeres blancas”, dijo Roof, calmado y sin mostrar emociones, al oficial del FBI que lo interrogaba.

Tres personas sobrevivieron al tiroteo en una iglesia que era símbolo de la lucha de los negros contra la esclavitud.

“Los ejecutó porque creía que no eran más que animales”, dijo el fiscal asistente Nathan Williams en sus alegatos finales este jueves en un tribunal federal de Charleston. “Sus acciones en la iglesia son el reflejo de la inmensidad de su odio”.

“Por cada ronda de municiones que descargó, por cada persona que mató, debe ser hallado culpable”, añadió el fiscal.

Tras los alegatos finales, el jurado deliberó dos horas.

En la próxima fase del juicio se decidirá si Roof será enviado al corredor de la muerte. El joven, que no atestiguó en esta primera fase, se ocupará en adelante de su propia defensa, según una petición expresa que hizo al juez.

El solitario atacante fue arrestado en Carolina del Norte, casi 400 km al norte del lugar del ataque, al día siguiente del crimen.

El abogado de la defensa David Bruck sugirió en sus alegatos finales que Roof tenía una enfermedad mental, argumentando que su familia no tenía una ideología racista, que el joven no tenía dinero ni un plan de escape y que tampoco se había comunicado con otros supremacistas blancos.

Su racismo “se descargó directamente desde internet a su cerebro”, dijo Bruck. “Todo lo que hizo fue imitación”.

Los sobrevivientes y los familiares de las víctimas presentes en la sala se negaron a hablar con la prensa tras el veredicto.

Problemas mentales

El agente del FBI Joseph Hamski atestiguó el martes que Roof había viajado media docena de veces a la iglesia en los meses que precedieron al ataque, antes de descargar un libro del Ku Klux Klan.

Roof documentó estos viajes con fotografías donde posaba en lugares históricos vinculados a los tiempos de la esclavitud. El joven publicó muchas de estas imágenes en su página web, que contenía un manifiesto racista contra los negros y las minorías.

“La segregación no era mala”, escribió. “Era una medida defensiva. No sólo nos protegía de interactuar con ellos y de resultar heridos, sino además nos protegía de caer a su nivel”.

En su coche, el atacante tenía una lista de seis iglesias de la comunidad negra en Charleston -incluida la que fue objeto del ataque-, una Glock .45 y más municiones.

Los investigadores también hallaron una bandera confederada -considerada un símbolo racista- y un suéter con un gran “88”, cifra con la que los supremacistas blancos abrevian el saludo nazi “Heil Hitler”.

Cuando comenzó el juicio el miércoles, el jurado escuchó el conmovedor testimonio de una sobreviviente del ataque, Felicia Sanders, quien simuló estar muerta junto a su nieta mientras veía a su hijo desangrarse.

“Nosotros creíamos que él venía a buscar al Señor”, dijo Sanders, entre sollozos. “Pero todo el tiempo él fue simplemente malvado, malvado, tan malvado como se puede ser”.

La madre de Roof sufrió un ataque cardíaco durante el testimonio de Sanders y debió ser hospitalizada.

La matanza causó gran conmoción en la opinión pública nacional e internacional, en momentos en que Estados Unidos está sumido en una serie de episodios que dejan en evidencia sus tensiones raciales.

por Jason RYAN

 

Comentarios

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *