David cambió equipo Boston y hasta la misma ciudad

david-ortiz
AL FILO DE LAS NOTICIAS.- Boston. Los Medias Rojas de Boston despidieron al dominicano David Ortiz antes de su último juego de campaña regular con la promesa de que regresará.

Esta semana, en los playoffs, cuando busque su cuarto campeonato de Serie Mundial. Y el próximo año, cuando cuelguen su número 34 de la fachada del Fenway Park entre los números retirados por el equipo.

Durante una ceremonia previa al encuentro del domingo a la que asistieron leyendas de los Medias Rojas como Carl Yastrzemski y compañeros de Ortiz de los tres equipos con los que obtuvo títulos, la novena retiró a su próximamente retirado cañonero al colgar una bandera dominicana sobre el Monstruo Verde y presentando a su padre para que lo acompañara en el centro del diamante.

Ortiz rompió en llanto cuando habló de su difunta madre antes de recuperar la compostura y agradecer a sus compañeros y miembros de la organización, desde el propietario John Henry hasta el asistente de vestuario Pookie Jackson. También le agradeció a los aficionados, al arrodillarse y levantarse la gorra. También expresó su gratitud a la prensa, el comisionado de Grandes Ligas Rob Manfred y al presidente de República Dominicana, Danilo Medina, quienes estuvieron presentes.

“Cambió a los Medias Rojas”, dijo Manfred antes del partido. “Fue una parte vital de los tres increíbles títulos. Cambió el destino de la franquicia.

“Pero también creo que cambió a la ciudad. Se convirtió en un símbolo de fortaleza en la ciudad y siempre será recordado por eso”.

Ortiz anunció en noviembre, el día de su cumpleaños 40, que este sería su último año, abriendo la puerta a una larga gira de despedida alrededor de las Grandes Ligas.

Como el equipo local, los Medias Rojas fueron los últimos.

La pizarra del Monstruo Verde llevaba la leyenda: “Gracias, Big Papi”. Desde las torres de alumbrado se colgaron banderines. Y se podó la imagen de Ortiz en el césped del jardín central, tal y como sucedió durante toda la última serie de temporada regular ante los Azulejos de Toronto.

Los aficionados en las gradas de jardín central sostuvieron pancartas que formaron el número 34 durante la ceremonia. Durante el encuentro, esas mismas pancartas formaron el mensaje: “Gracias, Papi”.

Y desde luego hubo tres banderines de campeón de Serie Mundial detrás del plato, todos gracias, en parte, a Ortiz. Mary J. Blige cantó el himno de Estados Unidos, como lo hizo antes del primer juego de Serie Mundial de 2013. Los Medias Rojas entonaron el himno de la República Dominicana y Medina realizó el primer lanzamiento ceremonial.

Comentarios

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *