Puerto Rico se recupera de un apagón con consecuencias económicas y de imagen

pagon-en-puerto-rico

AL FILO DE LAS NOTICIAS.- SAN JUAN. El Gobierno de Puerto Rico da hoy los últimos pasos para restablecer la situación previa al apagón generalizado del miércoles que dejó sin electricidad a toda la isla, una avería con consecuencias para la maltrecha economía local y su imagen exterior.

El gobernador de la isla, Alejandro García Padilla, encabezó a comienzos del día una conferencia de prensa en la que se apuntó que el 70 % de los abonados de la eléctrica estatal ya habían recobrado el servicio y que se avanza en el buen camino después de un incidente que siembra dudas sobre la capacidad de la empresa pública responsable del suministro energético.

El miércoles una sobrecarga en una subestación del sur de Puerto Rico colapsó un sistema gestionado por la estatal Autoridad de la Energía Eléctrica (AEE), cuyos 1,5 millones se quedaron sin luz al menos durante la noche, servicio que se fue recuperando muy lentamente y que todavía hoy está por restablecerse totalmente tres días después del suceso.

El director ejecutivo de la AEE, Javier Quintana, dijo en la conferencia de prensa junto al gobernador que 1,1 millones de abonados amanecieron con servicio, lo que significa cerca del 70 % del total de los 1,5 millones de afectados, un avance respecto a ayer que no convence ni a la población, ni menos todavía a partidos opositores y analistas.

El gobernador, un abogado del Partido Popular Democrático (PPD) que no se presentará a la reelección en los comicios del próximo 8 de noviembre ante la difícil tarea que iba a ser su reelección, reconoció que la energética estatal necesita mejorar sus infraestructuras y echó la culpa de lo que ha pasado a las administraciones que le precedieron.

El ingeniero al frente de la AEE dijo que la empresa tiene que invertir dinero en infraestructuras para ponerse al día, aunque según su versión lo acaecido hubiera pasado de cualquier manera y fue un accidente no evitable.

Las principales críticas que han llegado desde distintos sectores señalan que la AEE no ha sabido dirigir sus recursos y se encuentra actualmente sin liquidez para afrontar una deuda exorbitante de 9.000 millones de dólares y, a la vez, invertir en las mejoras necesarias de sus infraestructuras que hipotéticamente hubieran evitado el apagón.

La población se queja de que paga unos costes de luz desproporcionados -de los más altos de todo Estados Unidos- y los empresarios de que las tarifas de la AEE literalmente estrangulan sus cuentas de resultados.

El gobernador ha aprovechado el incidente para recordar que la normativa creada a finales del pasado mes de junio por el Congreso estadounidense a través de una ley llamada Promesa, que establece una demora en el pago de las corporaciones de la isla -entre las que se encuentra la AEE- a sus acreedores debe respetarse, a pesar de las presiones de estos últimos, que han llevado sus reclamos a los tribunales.

José Alameda, uno de los economistas locales más reconocidos, subrayó que el apagón supuso un coste todavía por cuantificar, ya que se trata de un incidente que rompió el patrón habitual de la personas y genera gastos, como la compra de generadores, comida que debe desecharse y un largo etcétera.

El presidente de la patronal Cámara de Comercio, David Rodríguez, señaló por su parte que se trabaja en conocer la cifra que dé a conocer las pérdidas, pero que no es difícil entender que la imposibilidad de abrir comercios y oficinas ha causado un daño irreparable.

Otra patronal, la Asociación de Industriales, divulgó que el daño, además del obviamente económico, es muy grave en cuanto a la imagen de la isla, en especial para su manufactura, turismo y hospitales, que tradicionalmente reciben pacientes de la región.

Desde la AEE, los sindicatos aseguran que lo del miércoles es consecuencia de una mala gestión y de no invertir en infraestructuras.

La población con menos recursos es la que más sufre la consecuencia del apagón al tener que pasar noches con temperaturas tropicales sin recurrir a ventiladores o aire acondicionado, un problema al que no se enfrentan las personas con más recursos, cuyas viviendas suelen disponer de generadores energéticos aunque sólo para las zonas comunes.

Los últimos datos disponibles señalan que hoy podría restablecerse en su totalidad el servicio de luz y agua, aunque de momento universidades, escuelas y centros comerciales no han recuperado la normalidad totalmente.

Comentarios

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *